Asesora de sueño infantil

¿Cómo puedo ayudaros?

Los bebés nacen sabiendo dormir, lo hacen ya desde el vientre de sus madres. Cuando nacen, unos necesitan más contacto que otros, necesitan ese calor extra de mamá o papá para relajarse y es completamente natural, porque con ello conseguimos ir construyendo la relación personal de apego, amor y cariño con nuestro bebé.
Hoy en día, se nos repite constantemente que nuestros bebés deben dormir de manera independiente, en lugar de educar esas necesidades básicas durante sus primeros años de vida. Además, el hecho de tener bajas maternales cortas, nuestro ritmo acelerado de vida o la necesidad de sentirnos útiles cada segundo de nuestro día nos fuerza a que nuestros hijos aprendan otras maneras de dormir, es decir, aquellas que no dependan constantemente de un apoyo por nuestra parte.
Además, como fue en nuestro caso, algunos bebés o niños pueden verse afectados por algún problema fisiológico, tales como alergias, reflujo o cualquier otro problema digestivo, que afecte a la hora de dormir.
Por ello, creo que, por medio de un servicio personalizado a las familias, juntos podemos trabajar en establecer buenos hábitos de sueño, trabajándolo de manera más independiente, de forma que vosotros consigáis un descanso adecuado que repercuta en el bienestar de todos.

Pero, Laura…

“¿Tendremos que dejar que llore?”

No, no dejaremos al peque llorando sólo, pero hay que entender que el llanto en los niños es su forma de  comunicarse, por lo que no os puedo prometer que no habrá lágrimas, pero que siempre estará acompañado en el proceso, sabiendo que papá y mamá están cerca de él para ayudarle a ganar la autonomía que necesita para descansar mejor.

“Hacemos colecho y no queremos dejarlo”

El colecho es vuestra forma de crianza y en ello, como con otras características individuales de cada familia, nos basaremos a la hora de hacer el plan.

“Es que, me han dicho que con el bibe dormirá mejor y no quiero dejar el pecho”

Uno de los grandes mitos del sueño infantil. La LM no influye negativamente para conseguir autonomía en el sueño de los pequeños, por lo que, nunca recomendaré dejar o no la lactancia materna, os ayudaré en el proceso según lo que vosotros queráis llevar a cabo con vuestros objetivos.